DEPRESIÓN

Las personas con depresión presentan un comportamiento lento, desmotivado, impotente, negativo, sin esperanza, alegría, placer ni humor. En psicoterapia Sant Cugat nos damos cuenta que las personas con depresión sufren mucho, son víctimas que sólo pueden lamentarse. Repetir mucho las cosas hace que nos las acabemos creyendo, así que la persona que sufre depresión cambia sus respuestas funcionales por otras de tipo depresivo. Así, siente que no puede salir de su situación porque no existen ni tiene los  medios, y en definitiva, no es capaz. El día a día de una persona con depresión se vuelve agotador.

La persona con depresión se siente impotente, RENUNCIA, y se coloca en el rol de víctima pensando de diferentes maneras, y formando distintos tipos.

Tipos de depresióndepresion-tristeza-llorar

  • Siempre he sido incapaz, está en mi naturaleza
  • Pensaba que podía pero estoy equivocado, soy incapaz.
  • Creía en los demás, pero me han decepcionado.
  • Tengo principios, pero el resto del mundo no.

Aparecen dificultades de concentración, dudas recurrentes, confusión e indefensión, desánimo, desesperación, llanto, irritabilidad, impaciencia o apatía.  Hacen las cosas por inercia, no disfrutan con nada. Somatizan mostrando cansancio, fatiga, dolores difusos, y pesadez que no desaparece con el reposo, y sólo buscan descansar, como renuncia máxima. Pueden presentar trastornos del sueño, de la alimentación, y hasta los de ansiedad. Hacen lo justo. Les cuesta explicar lo que les pasa, y pueden sentir vergüenza o culpa.

La persona con depresión debe entender que cuando delega o pide ayuda se rinde, y esto le perjudica, porque así la situación empeora. Se debe intentar que la persona con depresión descubra los recursos que cree que nunca ha tenido. Debe intentar comportarse como si estuvieran bien aunque no sea así, porque al cabo de cierto tiempo acabará por ser cierto y se sentirá mejor de la depresión. También se ha de evitar hablar del problema, porque cuanto más se habla de ello, más hacemos crecer la depresión.

Es un error tratar de consolar, animar o tranquilizar a una persona con depresión, pues ésta no creerá lo que le decimos, no cambiará su idea de incapacidad y se reforzará el papel de víctima.

La psicoterapia breve es el arte de persuadir a alguien para que haga algo diferente o más útil de lo que hace o piensa para mejorar, porque lo que hace ahora no funciona. La terapia estratégica breve busca romper la creencia disfuncional para después construir otra funcional. Con la terapia breve se pretende también evitar el riesgo de una recaída, pues las creencias, casi siempre inconscientes, activan ideas disfuncionales.

En Psicoterapia Breve y Positiva intentamos obtener el máximo resultado terapéutico con intervenciones mínimas y no invasivas que reactiven los recursos personales de las personas hasta entonces bloqueados por la patología depresiva.