ANOREXIA, BULIMIA Y VOMITING

La anorexia, la bulimia y el vomiting son el resultado de un proceso en el que la persona se esfuerza por transformar una situación que no cambia. Se debe romper el círculo vicioso entre los intentos de solución del paciente y la persistencia del problema mismo.

Anorexia

anorexiaLa Anorexia nerviosa es un trastorno de la conducta alimentaria donde la persona restringe su comida, la elimina con purgaciones (vómitos, consumo de laxantes y/o diuréticos) o la compensa con ejercicio excesivo para conseguir un peso muy por debajo de lo que corresponde a su sexo y edad. La pérdida de peso conduce a la desnutrición y con ella aparecen alteraciones en la salud, especialmente cuando además existen conductas purgativas, llegando a comprometer la vida de el/la paciente. Los síntomas físicos se acompañan de otros de carácter psicológico: alteración de la imagen corporal, negación y control del hambre, hiperactividad, obsesiones y control, miedo a la madurez, exaltación y sensación de “fuerza”, irritabilidad y fluctuaciones bruscas del estado de ánimo, desequilibrio en el estilo de vida y perfeccionismo.

Bulimia

La Bulimia nerviosa es un trastorno de la conducta alimentaria que se caracteriza por la presencia de atracones. El miedo a engordar que sigue al atracón es la razón por la que aparecen conductas compensatorias como ayuno, ejercicio físico excesivo o purgas (vómitos, abuso de laxantes y/o diuréticos) cuyas consecuencias ponen en riesgo su salud, e incluso su vida. Este ciclo de atracón-compensación altera el régimen de comidas habitual, provocando un auténtico caos en la ingesta y haciendo que las sensaciones de hambre y saciedad estén completamente distorsionadas.

Otros aspectos que caracterizan este trastorno son la alteración de la imagen corporal, la profunda insatisfacción con uno mismo y con todo, una aparente independencia, impulsividad y soledad.

Vomiting

El Vomiting tiene como fuente la bulimia o la anorexia, aunque es por sí mismo un auténtico síndrome. Las personas que sufren de este trastorno desarrollan un impulso irreprimible de comer para vomitar y no sólo darse un atracón para luego vomitar. Vomitar es el fin.

La intervención terapéutica es diferente a los otros trastornos, y es importante trabajarlo bajo el modelo mixto (individual/familiar), ya que existen múltiples soluciones intentadas que provocan que el problema se mantenga.

Trastorno por atracón

El Trastorno por Atracón se caracteriza por la presencia de atracones recurrentes en ausencia de la conducta compensatoria inapropiada típica de la bulimia nerviosa, por lo que la mayoría de los pacientes con este trastorno son obesos. Suelen presentar obesidad e inicio de dietas más jóvenes, y pasar mucho más tiempo en intentos infructuosos de pérdida de peso tendiendo a considerarse con mayor sobrepeso, a mostrar más baja autoestima y a tener mayores dificultades para interpretar las sensaciones de hambre y saciedad. Puntúan significativamente más en escalas que miden insatisfacción corporal, deseo de delgadez y desinhibición. Además, tienden a ingerir mayor cantidad de comida que obesos sin trastorno por atracón.

Es muy importante acudir a terapia lo antes posible para solucionar estos graves problemas que ponen en peligro la vida de quién los sufre.